EMPATÍA, HOME OFFICE Y COVID-19

* Reto laboral de la “nueva normalidad”

Hemos leído en las últimas semanas, que el home office llegó para quedarse y si en México buscamos que tenga éxito, tendremos dos tareas fundamentales: ser empáticos y disciplinados.

Si bien la pandemia mundial del COVID-19, refresco y puso en la mesa el tema del home office, teletrabajo o trabajo a distancia, con las recomendaciones del distanciamiento social que, según los organismos mundiales de la salud, consideran se mantendrán por varios meses más, ha generado ya trascendentales cambios de comportamiento laboral en los cuales, empleados y empleadores, han respondido con una empatía coja.

Y digo coja, porque es claro que no hay reglas escritas que permitan definir parámetros del trabajo a distancia. Si bien, el tema en México fue tocado hace justo un año con una propuesta de reforma a la Ley Federal de Trabajo para definir al teletrabajo y las obligaciones y responsabilidades de empleados y empleadores, esta reforma aún está en el aire, pues no ha sido votada y no hay fecha en la agenda nacional por el momento. Además, es de suma importancia que en la reforma laboral se redefina el objetivo de la misma y se incluya la obligación y responsabilidad tanto de empleadores como de empleados desarrollar, implementar y cumplir los protocolos sanitarios.

Aún falta por conocer mucho de esta pandemia y sus consecuencias sociales, las económicas ya las estamos viviendo. Estrés, miedo, incremento de intolerancia, insomnio son algunas de las alteraciones psicosociales y emocionales que se viven en el día a día y, en algunas empresas, el “nuevo liderazgo” que está surgiendo ha permitido esta relación empática, en donde se permite la excepción del reloj checador, tomarse un día extra de “descanso” u horarios flexibles.

Aunque está flexibilidad también ha sido mal entendida, en algunas empresas ha dejado de existir el horario laboral y se extiende a horas extras u horarios fuera de los establecidos bajo contrato, el trabajo del empleado; y, por parte de los empleados, en algunos casos, ha faltado el compromiso con la empresa para el cumplimiento de objetivos.

Por ello, en este post los invito a desarrollar la empatía durante el confinamiento; esta competencia clave de la inteligencia emocional que se pone de manifiesto a la hora de comunicarnos y relacionarnos con los demás, de ahí la importancia de fomentarla en directivos, ejecutivos y responsables de equipos, ya que está relacionada con un buen liderazgo. Sea cual sea tu puesto de trabajo, ser más empático con tus compañeros y colaboradores te beneficiará en muchos sentidos.

EMPATÍA
Deriva del término griego empátheia (sentir dentro), recibe también el nombre de inteligencia interpersonal (término acuñado por Howard Gardner) y se refiere a la habilidad cognoscitiva y emocional de una persona para comprender el universo emocional de otra.

Aprendizajes, desafío y límites

¿Hoy que te motiva a realizar tu trabajo? Conservar tu fuente de ingresos, hacer lo que te gusta profesionalmente, evasión del miedo y estrés ante la posibilidad de un contagio o la incertidumbre del mañana.

Creo que el aprendizaje que podamos obtener de está situación en el trabajo nos permitirá desarrollar nuevas habilidades emocionales y profesionales, incluso, podemos descubrir que somos buenas o buenos en hacer manualidades, cocinar o convertirnos en pintores, carpinteros o agricultores urbanos. Hemos podido resolver situaciones en el trabajo con base a nuestra creatividad, la cual estaba dormida porque el compañero de al lado era quien me apoyaba.

El desafío es mantenernos actualizados, creciendo, creando e implementando con empatía, lo que se venía dando en una forma lenta en México y que a nivel mundial se ejerció en tiempo récord: el home office.

Los límites serán reconocer las obligaciones y responsabilidades que se tienen como empleados o empleadores y establecer las nuevas pautas para medir la productividad y cumplimiento de objetivos con la práctica de la confianza, autonomía, tolerancia, colaboración, flexibilidad y, claro, empatía.

Mi recomendación es que fluyas, no tenemos el control de lo qué va a pasar, lo único que puedes hacer en estos momentos es guardar la calma, informarte con fuentes oficiales, seguir las recomendaciones sanitarias, en lo posible quedarte en casa y no es posible: lávate constantemente las manos, usa cubrebocas, guantes y careta mientras estés en la calle -cuídate y cuídame-, evita lugares concurridos, mantén la sana distancia y lo más importante, convierte en un promotor de estas acciones para frenar la ola de contagios.

En resumen, la empatía laboral, en estos momentos en donde la falta de separación entre la vida laboral y personal puede afectar emocionalmente a cualquiera, los líderes o jefes de equipo, deberán comprometerse a mostrar una mayor empatía, pues el cambio hacia el trabajo virtual requiere un cambio profundo en los comportamientos y la mentalidad tanto de los empleadores como de los empleados. Es momento de que nos conectemos en forma más cercana, con el propósito de llenar necesidades de pertenencia, de ser contenidos y entendidos, siendo la empatía, el mejor canal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: